Kingdom1000, Rudolf Herczog

El Reino de Urd y el Bosque de Dir (I)

En pasadas entradas os conté un poco de la historia del reino enano de Ruuriik, en el lejano este de la Tierra Media. Vimos a los principales protagonistas de esa épica historía sobre El Martillo del Norte, y pudimos atisbar referencias a cierto lugar donde el Martillo y el Espejo reaparecieron… Ese lejano lugar del frio e inhóspito norte, en el reino de Urd, es el Bosque de Dir. En este inmenso bosque confluyen todos los destinos de muchos de aquellos protagonistas de los que os hablé, en especial Randae Linvairë, Zigilûk el guardián del Templo de Aulë, Naug Zigildûm I y, por supuesto, Hoarmûrath de Dir, el sexto Nazgûl de Sauron.

Hoy voy a hablaros del Reino de Urd, el Bosque de Dir y su historia.

Os recuerdo que estas historias están recopiladas de distintos fragmentos encontrados en los tres volúmenes publicados por I.C.E., traducidos al castellano por JOC Internacional, Señores de la Tierra Media vol. I, II y III. En esta ocasión, junto a ese material recopilado, también hay añadidos creados por mí para mi campaña de El Martillo del Norte, que me permitieron rellenar algunas lagunas que existian en la historia original. Como siempre, espero que todo esto pueda serviros para ambientar vuestras propias campañas de MERP o Rolemaster en el lejano norte de la Tierra Media, o con cualquier ambientación/sistema de fantasía.

EL BOSQUE DE DIR

El Reino de Urd y el Bosque de Dir
El Reino de Urd y el Bosque de Dir

Es un inmenso bosque de más de 800 km. de longitud, formado en su mayor parte de coníferas, exceptuando la zona más al sur, que es de bosque mixto. Dominado en su práctica totalidad por un clima frío.
Antes el sistema era matriarcal. Pero desde que Hoarmûrath matara a su hermana (por mediación de sus sicarios), todo cambio. El reinado paso a sus manos en 1992 S.E.. Hoarmûrath ordeno matar o desterrar a todas las sacerdotisas de todos los clanes, apoyado por belicosas tribus Urdar y por una facción de elfos «oscuros» (avari). El apoyo de esta facción de elfos provocó una guerra civil en los Avari, entre los partidarios de apoyar a Hoarmûrath y los que estaban en contra. Después, la envidia por las riquezas e inmortalidad de los elfos le corrompió y lucho contra sus antiguos aliados élficos (1999 S.E.). Los Urdar atacaron los territorios de los elfos en Luindor, el reino consiguió rechazar el ataque inicial gracias a la fuerza de las armas y al uso del mágico Libro del Hielo (protegido por la Orden del Reino Blanco). El libro, según se cuenta, era un tomo poderoso que permitía controlar el tiempo meteorológico en aquellas frías tierras, lo que les dio a los Avari una ventaja decisiva.

Pero Hoarmûrath robo el libro y finalmente logro controlar la mayor parte del norte. Esto sucedió en 2053 S.E. en la llamada Guerra de los Bosques (2002-2053 S.E.). Doce siglos después aproximadamente (3241 S.E.) nació el príncipe peredhil Randae Linvairë. A los diecinueve años partió, con su amigo de la infancia Hellui, hasta la fortaleza del Rey del Norte donde robo el mítico Libro del Hielo, también encontró el cadáver de su hermano Aldaron desaparecido tiempo atrás.

Volvió triunfal a Luindor y encabezo a su pueblo en una revuelta en 3261 S.E. liberando su tierra del yugo del Rey del Norte. Randae gobernó Luindor cerca de trescientos años, pero escogió la mortalidad, pasando la corona en 130 T.E. Más tarde, los elfos de Luindor abandonaron su reino acosados por sus hermanos «oscuros», aquellos que se habían separado del reino de Luindor al apoyar a Hoarmûrath (que pasan a establecerse en él), huyendo al territorio de su enemigo Hoarmûrath, al bosque de Dir y, allí, forman su reino subterráneo, gobernado por el rey Ereinion.

Todo permaneció tranquilo hasta que en 1050 T.E. el Rey del Norte parece renacer en su antigua fortaleza en el Bosque de Dir, comienza a recuperar su poder lentamente y refunda su reino perdido. Durante los siguientes quinientos ochenta años, las tribus urd y sus pueblos súbditos asolan el norte…

HABITANTES

  •  Los Fosír-Tasír, uno de los cinco Umlati (tribus Umlis), que viven en el norte. Están prácticamente exterminados por los ejércitos de Hoarmûrath.
  • Los Elfos Blancos, facción de elfos que no se unieron en la antigüedad al Rey del Norte.
  • Tribus Urdar, gran numero de distintas tribus cuyo único nexo de unión es el idioma y el férreo brazo del Rey del Norte.

EL REINO DEL NORTE

Hoarmûrath —————— Rey del Norte
Ilia-Ereng ——————— Boca del Rey
Honhiûrn ——————— Señor de la Guerra zona Noroeste
Briahran ——————— Señor de la Guerra zona Sureste
Vaali-Mhort —————— Capitán de la Fortaleza del Rey
Hrath ————————– Capitán del Ejercito del Norte
Brehnûm ——————— Capitán del Ejercito del Sur
Tsathonûm —————— Capitán del Ejercito del Este
Bhûle ————————– Capitán del Ejercito del Oeste
XXX ————————— Jefes de tribu (26 en total)
Hûltarb ———————— Embajador
Hilakath ———————– Embajador
Nyoilath ———————– Cónsul
Egwodha ——————— Cónsul
Onemûrath —————— Cónsul

Los cónsules y embajadores son elegidos de entre los miembros de las principales clanes de cada tribu. Mantienen el contacto entre las distintas tribus, especialmente se dedican a aquellas que tienen una peor relación por motivos de influencias y luchas de poder, para intentar una mínima unidad y evitar la intervención (nada sutil) del Rey a la hora de resolver diferencias. Esto suele ponerlos en situaciones comprometidas y puede propiciar enfrentamientos entre los propios diplomáticos. Si el cónsul o embajador pertenece a alguno de los clanes más poderosos de su tribu puede optar junto a cualquier miembro de su mismo clan a ostentar la jefatura de la tribu.
Cada cinco años como máximo todos los jefes de tribu de cada Confederación Tribal (Norte, Sur, Este, Oeste), se reúnen para elegir de entre ellos al que será Capitán del ejército de dicha confederación. Pero circunstancias extremas como muerte, o incompetencia en el cargo, pueden adelantar estas reuniones. Finalmente de entre los cuatro Capitanes se eligen a los dos Señores de la Guerra, máximos escalafones en el poder militar del reino. Entre estos dos rangos se encuentra el Capitán de la Fortaleza del Rey, que es elegido por el propio Hoarmûrath de entre los miembros de la tribu Âra, la más numerosa y poderosa de todas, y que ostenta el cargo de Ujier del Rey.

Las cuatro confederaciones tribales están compuestas por:

  • norte – 8 tribus (la confederación más poderosa)
  • sur – 6 tribus
  • este – 6 tribus
  • oeste – 6 tribus

Las principales tribus son:

Norte

Âra: Es la tribu más poderosa y numerosa de todas las del norte. Es de la que se nutre el rey para su guardia personal y la de su fortaleza. Son conocidos por su extrema violencia. Su estandarte se modificó cuando obtuvieron el favor de Hoarmûrath, desde entonces adoptaron el dibujo de la fortaleza del rey para dejar bien claro quienes son los favoritos del terrible señor del norte.

Golbat: Viven en la zona más fría e inhóspita del reino. Es por ello que son los mejores rastreadores en terrenos áridos y extremadamente fríos. Su estandarte es un oso rugiente a dos patas.

Sur

Maroak: Originarios del bosque de Dir, son los más hábiles rastreadores en zonas boscosas. Utilizan armaduras ligeras para permitirles un mejor movimiento en el bosque, además componen las líneas de arqueros en los ejércitos. Están recibiendo gran estima por parte de los mandos militares debido a que la guerra se ha trasladado principalmente al bosque. Su estandarte lo compone la cabeza de un umli ensartada es una pica.

Este

Kangkh: Habitan en grandes llanuras. Son los mejores jinetes y conductores de carros de guerra, formando así la mayor parte de las tropas de caballería del reino. Su estandarte muestra un caballo monstruoso de ojos rojos y dientes afilados.

Oeste

Amûk: Como la mayoría de las tribus del oeste no destaca en su capacidad guerrera. Por el contrario son más dados al comercio. Esta es la principal proveedora de material de guerra para el reino, sus amenazas y su capacidad para cortar suministros es lo que la da el poder sobre otras tribus que superándoles en efectivos militares no tardarían mucho en acabar con ellos. Su estandarte representa un par de manos cercenadas estrechándose.

LA ORDEN DEL REINO BLANCO

Fue creada para proteger el mítico Libro del Hielo y para mantener el reino élfico libre del mal. Tras la victoria del príncipe Randae la orden fue disuelta, cayendo paulatinamente en el olvido hasta formar parte casi de la leyenda de aquellos días. Sólo los mas antiguos recuerdan haber escuchado de boca de sus abuelos historias y cuentos sobre sus hazañas. Lo que muy pocos saben es que sigue activa, protegiendo el reino élfico de Ereinion de los peligros que encierra el Bosque de Dir.

LA ORDEN DEL FUEGO

Es una poderosa secta, especialmente en el este de Tierra Media, formada por antiguos seguidores del Balrog Múar, general de Morgoth y asolador del lejano este. Tras la caída del demonio a manos de Balli Mano de Piedra, parte de la Orden se traslado al Bosque de Dir buscando el lugar donde su señor fue despertado por los Umlis para convertirlo en un centro de poder desde el cual invocar de nuevo a su señor e instaurar un nuevo reinado de terror. No se sabe hasta que punto esta introducida la Orden dentro del reino de Urd, pero está claro que personajes influyentes simpatizan con ella, aunque no saben realmente cuales son sus verdaderas intenciones. De puertas para afuera se muestran como una simple orden religiosa más, y solo sus miembros conocen su verdadero objetivo. Se dice que su centro de poder es un lugar llamado «La Colina del Fuego»

Rangos Ocupantes
Múar
|
Obispos ——————– Elfos y Hombres Demonio. Elfos y Hombres normales
|
Cardenales —————- Elfos y Hombres Demonio. Elfos y Hombres normales
|
Sacerdotes —————– Elfos y Humanos Demonio. Elfos y Humanos normales (Agentes)
|
Herejes ——————— Elfos y Humanos normales
|
Apostatas ——————- Elfos y Humanos normales
|
Mancilladores ————- Elfos y Humanos normales. Sectarios ( todo aquel que adore a la orden, de dinero a la causa, etc…)

Los Elfos y Humanos Demonio que forman parte de la orden son de los siguientes tipos:

  • Culrag, elfo demonio tipo II, inteligente y cruel. 1.8 metros de altura. Inmunes al fuego, son de color rojo brillante, se parecen a una reminiscencia sombría de un elfo.
  • Gogonaur, hombre demonio tipo III, inteligente y cruel. 3 metros, usa conjuros. Inmunes al fuego, hacen daño por fuego, parecen hombres cubiertos en llamas, piel rojo oscuro y ojos totalmente negros.
  • Narauk, hombre demonio tipo IV, altamente inteligente y cruel. 3.5 metros, hace críticos de fuego.
  • Celebdel, elfo demonio tipo V, excepcionalmente inteligente y cruel. 2.1 metros. Usa conjuros, su presencia causa terror (TR). Se les conoce entre los elfos como “el horror plateado” debido a que llevan una extraña corona de plata en la cabeza.

Siempre manteniendo el secretismo de la Orden, los miembros deben realizar sacrificios periódicos en honor a su Señor Múar consistentes en inmolar a las víctimas vivas. La mayoría de los miembros forman parte de la clase noble del reino de Dir, aunque cualquiera que demuestre las aptitudes necesarias puede llegar a formar parte de ella independientemente de su clase social.

Todo aquel Mancillador que llame la atención de algún miembro de la secta y tras superar un rito iniciatico pasa a ser un Apostata. Es entrenado en las doctrinas de la Orden y servirá a sus superiores. Las invocaciones y captaciones de nuevos adeptos es también importante, y los principales encargados de ello son los Sacerdotes.

Este es el primer rango de la jerarquía en que aparecen los demonios. Son criaturas invocadas del Vacío que se someten a la voluntad de la secta para servir a su añorado Señor. Las actividades de Cardenales y Obispos no son muy conocidas, y solo se dejan ver en ceremonias de alta importancia, solo los individuos mas sanguinarios y devotos del mal pueden alcanzar estos rangos.

Los Agentes no forman parte de la jerarquía oficial de la Secta, aunque esta les otorga el grado de Sacerdotes. Son renegados, solitarios por naturaleza, respetados por su brutalidad, temidos por su falta de escrúpulos. Los Agentes son vistos con repugnancia y fascinación. Su especial forma de servir a la Secta les impide quedarse mucho tiempo en un mismo sitio, son vagabundos que siembran el terror y el pánico allá donde pasan.

PNJ´S IMPORTANTES

Onemûrath

En su infancia viajo junto a su padre (cónsul del reino) al oeste. Allí entablo amistad con un eothraim (antecesores de los Éothéod) el cual le enseño a montar a caballo con gran habilidad y a conocer a estos animales. Su estancia en el oeste le ha llevado a conocer la forma de pensar de otras culturas distintas, lo que le permitió abrir su mente y le dio ciertas ventajas en las argucias políticas que le permitieron alcanzar el puesto de su padre dentro del reino. Un incidente en el que se vieron involucrados su padre y un enano se saldo con la muerte del urdar. El incidente y las penurias que tuvo que pasar en el viaje de regreso, entre ellas la esclavitud por parte de los Variags, le forjaron una fuerte personalidad así como un gran odio a todas las razas enanas. Pasados los años encontró a una pequeña en el bosque abandonada a su suerte por su tribu, era hija de un jefe de clan caído en desgracia, su familia estaba siendo explotada por el vencedor en este enfrentamiento, el que mas tarde se convertiría en el actual Capitán del Ejercito del Este, Tsathonûm. Se trataba de Arumâth. Recordando sus penurias sin padre en su juventud, no la dejo morir y la adoptó, . La aceptó como discípula y desde entonces han tomado un mutuo afecto como de padre a hija. De hecho la suele llevar en sus viajes y esto ha llegado a hacer creer a todos que se trata realmente de su hija. Ni siquiera Tsathonûm reconoce su verdadera identidad. Está empezando a descargar parte de sus asuntos en Arûmath para que esta comience a hacerse un hueco dentro de las personas influyentes del reino, así, suele enviarla en misiones diplomáticas bajo su nombre y con el estatus de hija.

Actualmente Onemurâth tiene una cierta posición de privilegio dentro de la corte del Norte, ha llegado al puesto de cónsul que ostentara su padre. Esto le permite viajar por todo el reino y tomar contacto con gran parte de las tribus Urdar, mantiene relaciones con varios jefes de tribu del norte y del oeste. Esta actividad le obliga a tener que ir habitualmente a la fortaleza del Rey para tratar asuntos de estado. No lo conoce, ni siquiera lo ha visto, cuando viaja a su fortaleza trata con los embajadores superiores y en dos ocasiones ha llegado a ver a Ilia-Ereng, Boca del Rey, su portavoz y máximo hechicero del reino, un personaje escalofriante y oscuro.

Ha tenido que moderar en varias disputas territoriales entre tribus del norte lo que le llevó ha enfrentarse con el cónsul Nyoilath, el cual no duda desacreditarle siempre que tiene ocasión.

Arûmath

Desde pequeña ha sentido una fascinación por los caballos. Pasaba gran parte del día con ellos gracias a lo cual desarrollo su gran aguante físico y conocimientos equinos. Es hija de uno de los caciques del este y disfrutaba de una posición de privilegio. Pero las luchas intestinas por el dominio de su tribu entre las distintas familias acabaron con el exterminio de la suya. El vencedor fue el actual Capitán del Ejercito del Este, Tsathonûm. Arûmath tiene claro que la muerte de su padre fue perpetrada por las propias manos del cabecilla rival, el cual, nada mas llegar al poder, eliminó todos los privilegios a los que quedaban vivos de la familia de Arûmath. En esta precaria situación de ostracismo y hambre sobrevivió Arûmath hasta que la encontró Onemûrath y se la llevo a su tribu. Desde entonces desarrollo un afecto hacia Onemûrath como si fuese su verdadero padre, un sentimiento casi tan fuerte como el odio que siente hacia el causante de la desgracia de su familia, Tsathonûm.

La pasión de Onemûrath hacia los caballos le hizo aumentar la suya, además este la inculcó la atracción por la magia y superviso sus estudios. Suele acompañar a Onemûrath en sus viajes lo que ha extendido la creencia de que se trata realmente de su hija. Estas relaciones la han permitido entablar contactos con distintas tribus Urdar he incluso realiza misiones diplomáticas en nombre de su “padre” cuando este así se lo pide.

Respeta a Demûrath, pero no esta de acuerdo con algunos de sus métodos, cree que en ocasiones se excede. Aunque comprende que quizá su posición le pide actuar así.

Arûmath tiene una espía dentro del reino élfico de Ereinion, su nombre Tindómë, que la informa periódicamente de cuanto averigua en la corte gracias a la red de espías y traidores que ha ido creando con el paso del tiempo. Se trata de una Sindar hecha prisionera en una incursión urdar en territorio de los elfos oscuros. Arûmath evito su ejecución. Tras un duro adiestramiento y condicionamiento, la introdujo dentro del reino de Ereinion para utilizarla como informadora.

Demûrath

Temerario, con una total falta de miedo y escrúpulos. Fue expulsado de su tribu por un asesinato (Demûrath y Arûmath lo desconocen), perpetrado cuando tenia 19 años. Fue en una disputa con un miembro de su tribu, y desde entonces vago por el reino sin rumbo fijo, hasta que, por azar, llego a la Colina del Fuego y se encontró con un gran grupo de Mancilladores. Rápidamente se dio cuenta de la gran oportunidad que tenia delante, así que se instalo en la colina y empezó a participar en las ceremonias de la Orden. Su frío carácter y su tenacidad se vieron recompensados cuando tres años después llamo la atención de los sacerdotes de la secta. Lo introdujeron en el templo y se convirtió en un Mancillador, sirviendo a los miembros de mas bajo rango y aprendiendo los ritos de la Orden. Dos años después ya estaba preparado para intentar superar el rito de iniciación. Tras superarlo se convirtió en un Apostata y paso al servicio de un Sacerdote como asistente, pasando 5 años encerrado en un templo estudiando hechicería. Al demostrar sus aptitudes mágicas fue ascendido al grado de Hereje, durante los siguientes tres años paso la mayor parte del tiempo copiando y traduciendo los grimorios y tratados de libros de la Orden del Fuego.

Viendo probada su devoción, consiguió el privilegiado rango de Sacerdote. Al alcanzar este nivel comienza a dirigir actos rituales, rezos, sacrificios, etc., así como a coordinar el trabajo diario de los creyentes en las tareas especificas de la Orden. Además tiene acceso a algunos de los documentos restringidos. También tiene la función de buscar nuevos adeptos con aptitudes para entrar en la jerarquía de la Orden. Esto le da libertad para moverse por el reino dedicándose a otros asuntos. Antes de que pueda ascender a otro nivel deberá realizar una peregrinación a un lugar sagrado designado por un Obispo.

Hace unos años que conoció al cónsul Onemûrath y a su hija Demûrath, en un campamento de guerra en que se alojaba invitado personalmente por el jefe de tribu anfitriona, adorador de la Orden. Allí comenzó su amistad. Desde entonces forman un triángulo de poder. Ha llegado a considerar a Onemûrath como su superior, al margen claro esta, de la jerarquía de la Orden. Además, esta secretamente enamorado de Arûmath, haría cualquier cosa por protegerla.

Helevorn, el elfo oscuro

Fue Demûrath el primero en conocer a Helevorn. Todo comenzó cuando se dedicaba a intentar contactar con otras entidades utilizando hechizos de invocación y contacto. Al principio creyó que se trataba de un demonio mas, pero resulto ser un elfo que dijo llamarse Helevorn, del pueblo de los Elfos Oscuros (aquellos que se unieron a Hoarmûrath de Dir en el pasado) y que también estaba dedicado a sus hechizos cuando ambos se interfirieron mutuamente. Comenzaron a comunicarse regularmente intercambiándose información sobre hechizos, invocaciones, etc. Con el paso del tiempo el elfo propuso un acuerdo de mutuo beneficio, y Demûrath aceptó. Se lo comunico a Onemûrath y una oscura noche se vieron por primera vez. Desde entonces solo se han visto en dos ocasiones más, el resto del tiempo las comunicaciones han sido por medio de mensajes o hechizos. En un principio las relaciones fueron cordiales, Helevorn reveló información bastante comprometida sobre varios elementos importantes del reino urdar que permitieron ascender con mas rapidez a Onemûrath. Incluso el cónsul que ostentaba el puesto antes que Onemûrath llego a morir de forma un tanto extraña, quizás el elfo tuvo algo que ver en el asunto. Les indico también las instrucciones para fabricar algún objeto interesante para sus invocaciones y hechizos, que sirvieron muy bien a los tres hechiceros. Revelo a Demûrath un antiguo arte élfico para la invocación de los Lassaraukos, los terribles Demonios de las Hojas. No pidió nada a cambio, les indico que cuando llegara a necesitarles lo sabrían.

Referencias: El Reino de Urd y el Bosque de Dir (II), Rolemaster, MERP, I.C.E.

MERP

Rey de Urd; Tar-Formen (S. Rey del norte); Rey de Hielo; el Frío; el Sexto. Nazgûl.

5 comments On El Reino de Urd y el Bosque de Dir (I)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This