Por favor ingresa o regístrate. Mayo 19, 2019, 08:19:40 am

Autor Tema: [Demonio: La Caída] Casas demoníacas  (Leído 2241 veces)

Sigbert

  • Visitante
[Demonio: La Caída] Casas demoníacas
« en: Agosto 09, 2015, 11:24:03 am »
Escrito originalmente por Quetem:

Como ya sabréis, los Demonios no son sino ángeles caídos y, por tanto, su forma y poder son la faz atormentada de aquellos que un día fueron. Como en el Mundo de Tinieblas no existe la atmósfera de fe necesaria para llevar a cabo estas transformaciones sin esfuerzo, los Demonios deberán usar la fe que cosechen o los vínculos que posean.

El sistema para la forma reveladora es el siguiente:
- Tu forma reveladora es la que dicta tu saber primario.
- Para invocarla, se tira la reserva de Fe o se gasta un punto de Fe (exito automático).
- Las formas apocalípticas dotan de 8 características especiales.
4 (las angelicales) son para un Tormento igual o menor que 6. Siempre activas.
Los otros 4 surgen con la pérdida de su identidad en favor de la naturaleza demoníaca (conflicto humano-demonio, aumento del Tormento permanente).
Al aumentar el Tormento permanente a 7, se elige una cualidad atormentada (demoníaca), a 8 otra, y así. Si se pierde Tormento, se van descartando en orden inverso.
- Puede 'forzarse' un punto de Tormento temporal para manifestar una característica atormentada temporal (encabronarse, una escena).
- Pueden omitirse características (p.ej: Sin alas en un ascensor), de forma que se declaran las que sí cuando se declara la toma de forma.
- Fallar una tirada de fe no importa. Un fracaso sí implica perder un punto de Fe.
- La forma dura una escena, pero puede 'desactivarse' inmediatamente.

Las casas de la Creación


Antes de la Caída, a los distintos tipos de ángeles se les clasificaba por su casa. Tras la Caída, a aquellos que dieron la espalda a Dios en favor de los hombres, se les 'renombró' la casa a la que pertenecían para diferenciarlos de la Hueste Celestial. Esos nombres son, comparadas con sus anteriores:

1ª Casa, del Amanecer: Amaneceres - Diablos
Encargados de delimitar la Creación. Los más cercanos a Dios y, por lo mismo, los que menos relación con la Creación tienen.
2ª Casa, del Firmamento: Guardianes - Azotes
Señores del Viento y la Dinámica. Dadores del Aliento de vida a cada planta, animal y hombre. Además, eran los protectores de la vida.
3ª Casa, del Fundamento: Fundamentales - Malefactores
Señores de lo Material. Ralentizaron la energía para formar la materia con que construir la Creación.
4ª Casa, de las Esferas: Azares - Perversos
Señores del Tiempo y la Memoria. Adivinos, andaban entre las estrellas. Fueron los que más sufrieron durante la Guerra, ya que la Tierra no era su hogar.
5ª Casa, de lo Profundo: Oceanitas - Corruptores
Señores del cambio, la paradoja, y los ciclos. Se ocuparon de los patrones oceánicos, no de su materia. El 'Arte' o 'La belleza' son obra suya.
6ª Casa, de la Naturaleza: Naturales - Devoradores
Señores del Instinto y las Sensaciones. Más unidos a la Tierra que a Dios. Los mejores y más feroces guerreros en la Tierra y los que más rebeldes produjo.
7ª Casa, del Segundo Mundo: Segadores - Verdugos
Señores de la Muerte. Silenciosos e invisibles, se desconocía su número. Siempre solemnes y con un cierto aire de tristeza. Renovación y adaptación.

En adelante, sólo usaremos los nombres diabólicos, que es lo que son.
Y, para haceros una idea de la apariencia de los ángeles (o demonios, según el grado de tormento), aquí os dejo algunas ilustraciones. Tened en cuenta que sólo presento una, pero cada casa tiene tres posibles (según el Saber principal que se elija):

Amaneceres - Diablos
- Saber de los Celestiales
- Saber de la Llama
- Saber del Resplandor

Guardianes - Azotes
- Saber del Despertar
- Saber del Firmamento
- Saber de los Vientos
Fundamentales - Malefactores
- Saber de la Tierra
- Saber de las Sendas
- Saber de la Forja

Azares - Perversos
- Saber de los Patrones
- Saber de los Portales
- Saber de la Luz

Oceanitas - Corruptores
- Saber de la Añoranza
- Saber de las Tormentas
- Saber de la Transfiguración

Naturales - Devoradores
- Saber de la Bestia
- Saber de la Naturaleza
- Saber de la Carne

Segadores - Verdugos
- Saber de la Muerte
- Saber del Espíritu
- Saber de los Reinos
 

Sigbert

  • Visitante
Re:[Demonio: La Caída] Casas demoníacas
« Respuesta #1 en: Agosto 09, 2015, 11:24:20 am »
El Castigo de Dios

Tras renegar del castigo que Dios ofreció a las legiones de Lucifer por voz de Miguel, éste dictó las consecuencias que la entrada del Caos tendría en sus dominios:
Segadores - Verdugos
Su trabajo no terminaría nunca, la muerte innecesaria de la guerra y la enfermedad, los campos arderán antes de las siegas, los animales morirán antes de dar a luz a sus crías. La muerte burda de los hombres, sus adorados hombres, sería su mayor castigo.
Naturales - Devoradores
Serían despojados de autoridad sobre los animales, vagando y multiplicándose sin control y atacando al hombre sin atender a sus órdenes. Su castigo quitaría a la humanidad su puesto privilegiado sobre el resto de las criaturas de Dios, obligándole a sobrevivir como uno más.
Oceanitas - Corruptores
Fueron condenados a ver cómo el conocimiento legado a los hombres escapaba incluso a su imaginación, confinándolos en mundos interiores tan profundos que quedasen encerrados en sí mismos. Hasta que la hoja de la verdad se pierda en el bosque de las mentiras y la duda sea una constante en su estéril búsqueda de la verdad.
Azares - Perversos
Ya que pretendían mostrar a la humanidad dónde podía llegar, fueron condenados a ver impotentes cómo se lamentarán de ver lo que no han logrado, despojados de su satisfacción y vagando siempre entre envidias, codicias y anhelos.
Fundamentales - Malefactores
Condenados a ver cómo el hombre se pierde en una búsqueda vana de su control sobre lo material, dando lugar a la devastación mayor jamás soñó la Creación. Sus herramientas estarán destinadas a volverse en contra del hombre y herirlo.
Guardianes - Azotes
Su maldición fué que todos los hombres, a los que dieron el aliento de vida, estarían destinados a morir. Incluso si salvaban la enfermedad y la herida, el tiempo sería su ejecutor. El fuerte sería al fin débil y el sabio, senil.
Amaneceres - Diablos
Su castigo consistió en no ser castigados. A la casta de líderes, a la más brillante y magnífica de entre todas, simplemente fueron ignorados, indignos de Su atención.