Por favor ingresa o regístrate. Diciembre 15, 2018, 03:47:29 pm

Autor Tema: Cap 101.- PROLOGO, ENERO 2070  (Leído 2011 veces)

Lilly Christie

  • Si no juega empiezan los temblores...
  • ***
  • Mensajes: 588
  • Thanked: 6 times
Re:Prologo, 20 enero 2070
« Respuesta #20 en: Septiembre 05, 2015, 11:23:55 pm »
Anna

28 de Enero de 2070

La semana transcurrió sin que ocurriera nada digno de mención. La rusa se despidió de sus padres y hermanos sabiendo que no los vería por una larga temporada, puesto que no tenía la menor duda de que sería parte del grupo a Titan. Toda su informacion profesional y médica había sido enviada con antelación, llevando ella también por si acaso un lápiz USB con copia de todo aquello.

En Pockocmoc se mantuvo cerca del grupo de camaradas soviéticos, apenas si reconociendo a uno o a otro de haberlos visto en las instalaciones y laboratorios de la universidad, pero sin preocuparse en intentar recordar su nombre; no tendría que hacerlo a menos que quedaran entre los treinta y cinco. Tomó asiento junto a un camarada que revisaba los archivos de información que les habían enviado hacía ya ocho días atrás. A su vez, ella se colocó un diminuto audífono en el oído izquierdo, donde escuchaba con atención la pronunciación de algunas frasea comunes en alemán, algo que tenía ya realizando desde hacía ya varios días. Con voz muy tenue, volvió a repasarlas, su mirada fija en el reloj de pared.
Madurar no es tomar decisiones importantes;
es entender y aceptar las consecuencias de las mismas.
 

Okinaki

  • Enganchao, ya no podrá dejarlo...
  • **
  • Mensajes: 219
  • Juegos Favoritos: Star Wars d20, Aquelarre, La Llamada de Chtulhu, ec
Re:Prologo, 20 enero 2070
« Respuesta #21 en: Septiembre 06, 2015, 04:14:30 am »
Wu Syaoran

23 de Enero de 2070

Quedaban pocos días para embarcarme en el viaje más lejano que había hecho nunca. Antes de nada, debía dejar las cosas bien atadas por aquí, así que me puse en marcha hasta el parque Yuexiu. Como era de esperar allí estaba Feng, mi pequeño amigo. Me senté en el mismo banco de siempre y silbé para que Feng volara hacia mí.

-Hola pequeño, ha pasado mucho tiempo eh. ¿Cómo sigue el profesor?. Le pregunté esperando una respuesta que sabía que nunca llegaría, pues hasta el momento no había visto hablar a ninguna golondrina. Si, Feng era una pequeña golondrina de pelaje rojizo, la cuál encontré cuando trabajaba en el taller del profesor. Tenía un ala rota y la cuidé junto a Mei durante una semana hasta que sanó y la volvimos a soltar en el gran parque de Yuexiu. Desde entonces, todos los días esperaba a la misma hora sobre la Escultura de las Cinco Cabras, supongo que lo hace porque Mei y yo siempre pasábamos por ahí al salir del taller del profesor y le dábamos algo de comer casi a diario.
La verdad es que la fidelidad de aquel pequeño pájaro nos sirvió como enlace con el profesor después de su fuga. Debido a que tanto el profesor como yo queríamos comunicarnos a menudo, buscamos un método de comunicación lo más sofisticado posible y del que la policía no sospechara. Quién nos diría tiempo después que a aquel pequeño pájaro que recogimos se le daba bien entregar mensajes.

Después de darle algo de comer, lo acaricié un poco más y me aseguré de que nadie me estuviera vigilando. Acto seguido le coloqué el pequeño pergamino en su pata derecha y lo dejé volar de nuevo.
En el mensaje le notificaba al profesor mi nueva situación y todas la noticias sobre el Proyecto Titán. Además le pedía también que cuidara de Mei en mi ausencia.

24 de Enero de 2070

Una vez preparado mi equipaje y los documentos necesarios me marché hacia el hospital militar de la CSNA. Quedaba aún bastante tiempo para el viaje, pero me gustaba tenerlo todo preparado de antemano, pues siempre había algo que se podía quedar atrás. Ya había acordado con la CSNA que hoy sería el mejor día para pasar el reconocimiento médico. Al llegar al mostrador de información una agradable enfermera me indica dónde se encontraba la consulta 13-M. Al llegar a la sala de espera me encuentro a varios miembros del CSNA en la misma sala. A alguno los conocía de verlos por los pasillos del edificio principal, pero otros ni siquiera los había visto nunca, de no ser por su identificación colgada del cuello ni habría sabido que eran compañeros. A mi, sin embargo, no me gustaba llevar al cuello esa pesada identificación; así que me fabriqué una nueva ranura en mi brazo izquierdo y escaneé la identificación. Cuando me la pedían yo simplemente mostraba un holograma tridimensional de mi acreditación. Me lleve más de una bronca por aquello, pero al final reconocieron que era una forma más "innovadora" de llevarla y me dejaron seguir utilizándola.
Tras media hora de espera, entré a realizar las pruebas médicas. Casi una media hora más tarde ya había terminado y ya sólo me quedaba el chequeo de mi brazo izquierdo. Perdí toda la mañana en la clínica, pero cuando me dieron el OK, el tiempo de espera había valido la pena.

25 de Enero de 2070

Mientras estudiaba uno de los temas que más intriga me había causado del programa "Iniciación al pilotaje de MECHS", me acordé de Asaka. Fui a mi dormitorio a por mi interfaz neuronal y comencé a abrir la malla de seguridad para enviarle un mensaje a Asaka. En el mensaje le decía que iba a estar fuera un tiempo, que no me pasara más "pedidos". Después de eso revisé mi ordenador de mesa para ver como seguía mi intento de entrar a la fortaleza de cristal del FSO. La cosa iba demasiado lenta, y mi curiosidad me decía que debía saber algo más antes de embarcarme en este gran viaje. Así que me puse mi chaqueta y me dirigía mi oficina en la CSNA. Aunque tenía días libres, allí podía hacer uso del ordenador cuántico e intentar avanzar más en mi búsqueda de información.

-¡Violad a sus caballos y escapad en sus mujeres, eso les confundirá!
 

Bowden

  • Moderador
  • Si no juega empiezan los temblores...
  • *****
  • Mensajes: 631
  • Thanked: 8 times
Re:Prologo, 20 enero 2070
« Respuesta #22 en: Septiembre 06, 2015, 09:00:14 pm »

REVOLUTION - DAVID HOUSDEN
https://www.youtube.com/watch?v=uu34u58fa_M


Anna, Misha

28 de enero 2070, Baikonur, Rusia

El frio viento de las montañas de Kazajstán azota sin contemplación la pista del aeropuerto de Krayniy, en Baikonur. Los quince miembros de la delegación rusa del Programa Titan-1. Estáis reunidos en un amplio hangar vacío, en el que no hay mas que un par de furgonetas en las que están vuestros enseres, a la espera del avión de Lufthansa Orbital Airways.  Es un lugar frio y sencillo. Sentís una sensación extraña al pensar como desde un lugar tan inhóspito y agreste, vais a emprender un viaje que os llevara tan lejos. Los candidatos, tras gruesos abrigos, capuchas y gorros, no muestran nada que los diferencie del resto de seres humanos. Nada en sus rostros diria que algunos de ellos emprenderán el viaje mas largo que jamás un humano ha realizado. Una de las aventuras mas increíbles de nuestra civilización, empieza para vosotros en un anodino hangar. No hay una banda de música. No hay un elogioso discurso. Aún queda mucho para que esto merezca dichas atenciones, pero vosotros sentís en vuestros corazones que este es el verdadero comienzo. El día en que dejáis atrás vuestros hogares, y empezáis una nueva vida.
Uno de los agentes de seguridad recibe una comunicación por su walkie. El avión, procedente de China, esta tomando tierra ya. Os asomáis a las ventanas, y entre las ráfagas de nieve, veis en efecto, como el avión orbital toma tierra con lentitud y majestuosidad, apenas impertérrito ante las ráfagas de viento.
Llega hasta el final de la pista, da la vuelta, y se acerca al hangar lentamente.
Notáis como vuestro pulso se acelera. Es el momento. Volvéis a las furgonetas, que os llevaran junto al avión. Algunos miembros ya parecen haber aprovechado la espera para entablar conversación y hacer amistades. Otros siguen ensimismados en sus pensamientos.
Subís al avión, mientras veis como el personal de tierra carga las bolsas en la bodega, y otros conectan las bombas de combustible para repostar.
Entráis en la cabina, y recibís con agrado el golpe de la calefacción. El avión va prácticamente vacío. Según la información que habéis visto en los compad, la CSNA aporta diez candidatos. En el avión viajan algunos mas, posiblemente agregados de la embajada o personal auxiliar, pero el avión tiene un aspecto vacío. Su capacidad es de 180 plazas. La mayoría de la delegacion rusa no se mezcla con los chinos, dejando una prudente distancia de varios asientos, aunque veis a algunos que sí parecen conocerse, se saludan y abrazan efusivamente, contentos de ver a camaradas largo tiempo extrañados y se sientan juntos rompiendo ominosamente la tónica general.
El avion se empieza a mover, volviendo a pista. Normalmente los procedimientos de despegue son mas largos, pero parece evidente que el aeropuerto esta en este momento a vuestra entera disposición.
Despegais.
Comienza vuestro viaje.
« última modificación: Septiembre 06, 2015, 09:03:25 pm por Bowden »
 

Lycaon

  • Si no juega empiezan los temblores...
  • ***
  • Mensajes: 680
  • Thanked: 6 times
Re:Prologo, 20 enero 2070
« Respuesta #23 en: Septiembre 06, 2015, 11:56:34 pm »
Misha

28 de Enero de 2070

Allí en lo más alto de Kazajstán se encontraban reunidos los miembros soviéticos que iban a luchar por una plaza en el programa Titan-1. Apenas podía distinguir el rostro de los que habían decidido al igual que él dejar atrás su vida por vivir una verdadera odisea en el espacio. Había llevado su enorme anorak de plumas sintéticas que era capaz de aislar del frío el doble que los tradicionales de plumas de oca. Su rostro apenas se divisaba a través de una gruesa bufanda, donde lo único que se divisaba era el color de sus azulados ojos que recorrían el hangar vacío, buscando algún indicio que lo pusiera en alerta.

Habría mandado Herr Dietrich algún agente a buscarlo, aún estaría en busca y captura a pesar de que su anterior identidad había desaparecido entre los restos de un coche calcinado (sabía que el fuego sería lo único que destruiría todo tipo de ADN o al menos lo modificaría lo suficiente para crear una falsa pista).

No, allí sólo estaba él, no había ningún infiltrado, ya que nadie había decidido acercarse con ocultas intenciones. Mientras divagaba en su mente, vio como un enorme avión tomaba tierra a pesar del fuerte viento y la limitada visibilidad de la nieve. El aterrizaje fue impecable, lo cual suponía una mayor tranquilidad para todos los pasajeros.

Una vez en el interior el calor del interior le obligó a prescindir del abrigo y la bufanda y tomó uno de los asientos donde sus compatriotas habían ocupado la fila anterior y posterior. Ahora que se podía advertir las facciones no había ningún rostro familiar de la Universidad, si había visto algunos rostros bonitos, pero más allá de ver algunas mujeres que se habían embarcado en aquella aventura, no podía entablar acercamiento con nadie. No cómo ahora estaban haciendo camaradas suyos, con algunos la delegación china. Una verdadera lástima.

El avión empezó a arrancar, así que decidió apagar su celular, mientras sacaba de la mochila un libro en alemán, era hora de repasar el vocabulario aunque tenía la fonética un poco olvidada. Miró a ambos lados para ver a sus compañeros de viaje y sonrió a su derecha a una joven de cabello oscuro y a su izquierda un hombre de mediana edad con barba plateada.

Hora de empezar la aventura, mientras intentaba sumergirse en el libro un verdadero clásico de la cultura alemana,Fausto de Goethe

« última modificación: Septiembre 07, 2015, 12:03:09 am por dark_lycaon »
 

Okinaki

  • Enganchao, ya no podrá dejarlo...
  • **
  • Mensajes: 219
  • Juegos Favoritos: Star Wars d20, Aquelarre, La Llamada de Chtulhu, ec
Re:Prologo, 20 enero 2070
« Respuesta #24 en: Septiembre 07, 2015, 02:53:02 am »
26 de Enero de 2070

Me dirijo hacia casa... Hace años que no iba allí. Desde aquel trágico accidente decidí no pasar mucho por aquí, pues aunque en esa casa pasé los mejores momentos de mi infancia, también ahí ocurrió el peor de ellos.
Al llegar, la señora Chang me esperaba en las escaleras de la casa principal. - "Buenos días señor Wu, ¿que tal está usted?". Me preguntó ella.

-"Señor Wu". Aquellas palabras me recordaron a mi padre, pues él era el autentico Señor Wu. La señora Chang, siempre tan educada, era nuestra ama de llaves desde que que mis padres se mudaron a esta zona de la ciudad, un año después de que yo naciera.
-"Muy bien señora Chang, gracias por preguntar. ¿Cómo están el señor Ming y los pequeños Jackie y Akame?". Pregunté con educación, pues prácticamente me crié junto a esa familia, la cuál vivía en un caserón de 120 metros cuadrados en el ala oeste de la finca.

-"Están muy bien señor Wu, pero los pequeños Jackie y Akame ya no son tan pequeños y ya van a la Universidad". Respondió la señora amablemente. -"Por cierto señor Wu, ¿Viene usted para una visita rápida o piensa quedarse unos días?. Se lo pregunto por que no especificó usted nada en el mensaje. Es para vestir con sábanas nuevas su cama y reponer las toallas de su aseo personal"." Prosiguió.

-"Pues la verdad no lo había pensado. Sólo quería echar un último vistazo a mi hogar antes de marcharme a Alemania." Respondí.

-"¿Se marcha usted a Alemania?. ¿Y que le lleva a ir a tan inhóspito país si me permite preguntarlo?". Pregunto la señora Chang mientras entrábamos por el gran portón que daba al hall de la mansión.

-"Alemania sólo es la primera parada de el que espero que será el viaje más largo y emocionante en el que nunca me he embarcado. Sabe  qué señora Chang, prepare mi habitación. Esta noche me quedaré aquí y me gustaría cenar con usted y su familia si no tiene inconveniente, así les contaré todo acerca de mi viaje y de otra cosa que otra idea que tengo en mente. Ahora iré al despacho de mi padre a buscar unos papeles que he de consultar. Usted puede proseguir con sus quehaceres señora Chang." Le dije amablemente a mi acompañante.

La señora Chang asintió y se fue, no sin antes hacerme una pequeña reverencia como muestra de gratitud. Al igual que a mi padre, a mi tampoco me gustaban esas reverencias, pues no queríamos tratar a la señora Chang y a su familia como criados, sino como alguien más de la familia. La señora Chang fue como una segunda madre para mí, al igual que su marido y sus dos hijos, a los cuales quería como hermanos. Por eso iba al despacho de mi padre.
Después de la noticia del asesinato de mis padres nunca volví a entrar en el despacho, pues allí fue donde mataron a mi padre. Al abrir las dos puertas correderas todo estaba como antaño. La señora Chang había seguido mis peticiones de dejar la casa como estaba antiguamente al pie de la letra.

Recorrí despacio todo el despacho, pues cada cosa que veía me recordaba aún más a mi padre. El minibar con forma de Gigante Roja que tenía en su rincón preferido, junto a su gran sillón de cuero. La mesita con la caja de puros Montecristo Nº2 en la que sólo faltaban 3 de ellos. Tras aquello, uno de mis rincones preferidos del despacho, el escritorio donde mi padre tenía la representación en miniatura de la gran estación espacial Walküre. Pasé muchas tardes soñando que era un astronauta jugando con mi padre con las miniaturas de las distintas naves espaciales.
Por fin llegué a la gran mesa de madera de roble donde mi padre se sentaba cuando trabajaba. Su ordenador estaba apagado, así que me senté sobre su silla y lo encendí. "Introduzca su contraseña" salió en la pantalla... "Pequeño lobo" escribí.
Una pequeña lágrima salió desde la comisura de mi ojo izquierdo y bajó por mi mejilla hasta morir casi en mi boca. Aquellas dos palabras me calaron demasiado hondo. "Pequeño Lobo", así era como me llamaba mi padre.
Me sequé la mejilla con el puño derecho y comencé a buscar en el ordenador los papeles de la propiedad de la finca Wu-Huang.
Después de eso, llamé por teléfono al abogado y amigo de mi padre el Señor Li, que me ayudó a poner en regla todos los papeles.
Durante el resto del día deambulé por la casa como un tonto recordando mi infancia en ella, e incluso salí a pasear por el enorme bosque que había tras la mansión.

Durante la cena, a la que asistieron tanto la señora Chang como su marido el señor Ming, les conté a ambos acerca del proyecto Titan y de mi futuro viaje. La señora Chang se mostró muy triste, pues no le gustaba la idea de no verme en tanto tiempo. El señor Ming, al contrario, se mostró frío y cordial, como siempre lo era. Nunca había visto expresión alguna en la cara del señor Ming ante ningún acontecimiento salvo en dos ocasiones. La primera fue la noche que asesinaron a mis padres, cuando lo vi llorando desconsoladamente y pidiéndome perdón por no haber podido ayudar a mis padres. La policía dijo que él no podría haberlo evitado, ero él no se lo perdonaría nunca. Y la segunda vez fue aquella misma noche, cuando les expliqué a ambos que mi visita no se debía sólo a mi despedida, sino a que  quería que firmasen los papeles que había preparado el señor Li, en los que los nombraba los herederos de la finca Wu-Huang en el caso que no saliera con vida de la misión.
Ambos no podían articular palabra pues su cara de asombro no les dejaba hacer otra cosa. La señora Chang quiso negarse a recibir tan grandes honores pero le dije que si se negaba me haría el hombre más infeliz del mundo, pues la finca Wu-Huang no sería nada sin su ayuda y su trabajo diario.

27 de Enero de 2070.

Una vez de vuelta de mi hogar, pasé mi último día en Cantón paseando con Mei por la ciudad. Cuando empezó a anochecer volvimos a nuestro apartamento para despedirnos en la más profunda intimidad.

28 de Enero de 2070.

Hoy me he levantado temprano. Ni siquiera puse despertador, pues apenas pude dormir pensando en el gran viaje que me esperaba. Besé en la mejilla a Mei, la cual respondió con una sonrisa entre sueños. No quise despertar a Mei para que el último recuerdo que tuviera de mi no fuera ver mi espalda salir por esa puerta. Así que coogí todo mi equipaje y partí hacia las oficinas del CSNA, de dónde salía mi expedición rumbo al Aeropuerto de Hong Kong, donde nos reuniríamos con el resto de la expedición y cogeríamos el avión rumbo a Alemania. Ya en el Aeropuerto de Hong Kong vi que la expedición china éramos a penas 10 personas. Aunque no conocía a nadie personalmente, los nombres de sus acreditaciones si que me sonaban. Algunos de ellos eran científicos bastante famosos de la República.
Ya en el avión el capitán del vuelo nos informó que haríamos una parada en un aeropuerto de la gélida estepa Rusa para repostar y recoger a otros miembros de la expedición rusa. Viendo que el viaje iba para largo intenté dormir, pero no pude, así que le día al botón del asiento delantero para que apareciera una pantalla de 10". Saqué mi memoria electrónica y me puse a ver la última película que me quedaba por ver de la Saga Star Wars; Star Wars XVII: La Rebelión de los Ewoks.
« última modificación: Septiembre 07, 2015, 02:57:31 am por Okinaki »
-¡Violad a sus caballos y escapad en sus mujeres, eso les confundirá!
 

Lilly Christie

  • Si no juega empiezan los temblores...
  • ***
  • Mensajes: 588
  • Thanked: 6 times
Re:Prologo, 20 enero 2070
« Respuesta #25 en: Septiembre 07, 2015, 04:16:05 pm »
Anna

No eran muchos los que viajaría con ella, pero eran más de los que hubiera imaginado la bióloga. Su mirada los recorrió a unos y a otros, sin intentar adivinar cuantos de ellos seguirían dentro de tres meses, y cuantos al pasar los cinco años. Al abordar el avión, removió su abrigo aunque no lo guardó con el resto del equipaje, puesto que sabía que en dos horas debía volver a usarla. Contó a los chinos, tampoco eran un grupo grande, incluso menos que ellos. Continuó hasta colocarse en el asiento junto a otro de sus compañeros rusos, y se preparó para el viaje; intentó no pensar que el viaje tenía una "duración aproximada", en vez de una cantidad lógica de minutos.

De reojo, pudo ver que el hombre a su lado le sonreía antes de sacar un libro. Ella se pensó si devolverle la sonrisa, después de todo podía ser de los que no soportaran las pruebas a las que serían sometidos. El libro, sin embargo, le decía que aquel hombre debía leer el alemán de forma fluida, a menos que se tratara de un farol para parecer interesante. Si era lo primero, podía ser de ayuda. Si era lo segundo, podía pretender que había "picado" en su truco, y luego pasar de él. -¿Es un buen libro?- Preguntó, girándose para mirarlo y mostrando interés por el título. -Fausto...- Pronunció de forma dudosa. La literatura fantástica no era su fuerte, ni tampoco era gustaba de la Ópera...
Madurar no es tomar decisiones importantes;
es entender y aceptar las consecuencias de las mismas.
 

Lycaon

  • Si no juega empiezan los temblores...
  • ***
  • Mensajes: 680
  • Thanked: 6 times
Re:Prologo, 20 enero 2070
« Respuesta #26 en: Septiembre 07, 2015, 05:07:32 pm »
Misha

Al escuchar la voz de la mujer, salió de su ensimismamiento de la lectura. Al fijarse en sus rasgos se percató que no debía llegar ni siquiera a la veintena, o al menos poseía un aspecto bastante lozano. Al escuchar el acento para pronunciar el nombre del título se dio cuenta que la mujer se había esforzado en darle una pronunciación adecuada en alemán y aunque la hubiera corregido, prefirió no quedar pretencioso.

-Es un buen libro... comentó con voz serena y pausada ...además creo que no podía haber elegido mejor momento para leerlo. Va acerca de un hombre científico que sería capaz de vender su alma por llegar más allá... ¿curioso no? añadió dándole cierto tono misterioso ...casi podría decirse que todos aquí estamos por un motivo similar...

Entonces abandonó ese hábito de secretismo y extendió la mano de manera formal.

-Por cierto, me llamo Misha (diminuto de Mijail en ruso)...

Posiblemente toda aquella conversación quedaría en esa formal presentación, pero no por ello iba a dejar de ser educado con una de las que se podría considerar su competidora por la plaza en el proyecto Titan-1.
 

JettRrow

  • Si no juega empiezan los temblores...
  • ***
  • Mensajes: 1097
  • Thanked: 8 times
  • Más rayos en la manos y menos truenos en la boca.
Re:Prologo, 20 enero 2070
« Respuesta #27 en: Septiembre 07, 2015, 05:09:27 pm »
Mal

 
Al oir arrancar el motor del "típicocochedeagentelaCIAigualitoaldelaspelis", se relajó un poco, sonriendo ligeramente por haber sido capaz de enfrentarse a ellos... No estaba muy seguro de lo que iba a pasar y, soltando la silla, fue cuando se dio cuenta de lo que tenso que estaba. - buffffff!!!!!!!!!!!.- respiró aliviado por unos instantes, aunque, sin fiarse del todo, se quedó unos minutos mirando desde el porche de su casa, comprobando que, efectivamente, las luces del coche de los agentes se alejaba y no volvían... miró el reloj, ya era hora de ir a casa del viejo Joe, dejar allí el Bronco y que le llevara al la estación de autobuses.

Se había puesto ropa cómoda para el viaje, guardando algo de "más vestir" para cuando llegara a Alemania y tratar de causar una buena impresión... Dentro del petate, junto con ropa de abrigo, ya que Alemania era un país frío... incluyendo el clima, había guardado unas cuantas camisetas de "cosecha propia" que había ido coleccionando con el tiempo, y que llevaría cuando ya estuviera todo ligado y la situación se hiciera más cómoda y rutinaria... y música, claro, los grandes clásicos, por supuesto...

Cerró la puerta, y se alejó de la casa sin mirar atrás, más por querer mirar hacia delante que por no querer echar de menos algo... Tenía una meta, y estaba decidido a conseguirlo.

Le costó despedirse del viejo Joe en la estación de autobuses: era un cascarrabias, pero en el fondo sabía que aquellos capones que a veces le pegaba mientras realizaba alguna tarea, eran más una muestra de afecto que otra cosa. Tras darle un abrazo, se subió al autobús y, una vez ya acomodado en su sitio, vio cómo aquél abuelete entrañable y cascarrabias hacia el gesto de enjuagarse los ojos... <pobre de aquél que se atreva a decirle algo sobre esto...> sonrió levemente y se acomodó en el asiento, colocándose los auriculares para comenzar a escuchar las "clases" de alemán... - guten morguen... buenos dias... mein neim ist... mi nombre es... guo befindetzic di bibliotiiic?... dónde está la biblioteca?....- abrió los ojos y miró extrañado al pequeño reproductor... - pero qué mierd..., la biblioteca? No me jodas!!!!...- soltó un par de carcajadas y se dio cuentas que los demás pasajeros le miraban con gestos de pocos amigos, mientras una mujer mayor, demasiado hortera hasta para ser tejana, pensó Mal, se llevaba el índice a los labios indicándole silencio... Mal hizo un gesto, excusándose, y siguió con su lección, pronunciando las palabras en su mente...

Varias horas después, y con los oídos doloridos del auricular, ya que no se lo había quitado en todo el viaje, llegaron a Orlando. -Aufidersen...- dijo al conductor mientras se bajaba y tomaba camino de la Terminal.

Estaba acostumbrado a aquél ajetreo de su "vida anterior" y se dio cuenta que, efectivamente, allí en Texas, no lo echaba de menos para nada. Buscó su Terminal, su puerta de embarque y en la sala de espera siguió con sus lecciones mientras se llevaba a la boca un pastelito de chocolate. No había comido nada en todo el viaje y el estómago le reclamaba su ración con molestos ruidos.

En la sala de espera cerca de su puerta de embarque no había nadie más... <seré el primero? O el único?> recordó la respuesta que le había dado al agente Sanders "-el futuro no depende de mí...-" y sintió una ligera punzada de remordimiento... Pero su padre le había advertido explícitamente y, al ver acercarse a otro tipo, con una tablet, repitiendo frases en alemán, como el hacía, se sintió en cierta manera, aliviado y sonrió de medio lado <será éste quizá al que hayan comido la cabeza para ese asuntillo?> mientras iban llegando cada vez más personas, supuestamente también candidatos, decidió jugar mentalmente a ver quién sería el que realizaría la tarea de espía, comparando a todas aquellas personas con personajes de las pelis y series que había visto...

Prestó atención a algunas de las conversaciones que mantenían entre ellos, algunos parecían ya conocerse, y comprobó que, efectivamente, ellos se dirigían a Alemania con el mismo propósito que el suyo.

Se colocó de nuevo los auriculares y no entabló conversación alguna. Siguió memorizando mentalmente frases y pronunciaciones hasta el aviso del embarque y decidió olvidarse del asunto CIA y demás puñetas.

Cuando se puso en pie, se sintió como el mismísimo Armstrong, era el primer paso hacia una gran proeza, aunque todavía el desenlace se encontrase muy lejano. < debo pensarme una frase épica para cuando consigamos nuestro objetivo...>

Le guiñó un ojo a la azafata que comprobaba su tarjeta de embarque, y con paso decidido y animado, se adentró por el túnel hacia el avión y su destino.
Friends will be friends
Right till the end
 

Bowden

  • Moderador
  • Si no juega empiezan los temblores...
  • *****
  • Mensajes: 631
  • Thanked: 8 times
Re:Prologo, 20 enero 2070
« Respuesta #28 en: Septiembre 07, 2015, 05:35:44 pm »
DOUBLE TAP - CHRISTOPHE BECK
https://www.youtube.com/watch?v=HCmaLrjM3nU&index=6&list=PLdCUVmQ58LV2LSzmvO6h5-ArMtMfOQQGf


28 de Enero 2070, Aeropuerto de Orlando, Florida

Mal Washburne

Un hombrecillo pequeño y enjuto, con una insignia de la NASA en la solapa se dirige a ti cuando sales del avión. -¿Malcolm Washburne? Estoy aquí para recogerle y llevarle con el resto de la delegación. Están en este mismo aeropuerto, pero en otra terminal. Si tiene la amabilidad de acompañarme?
Sigues al hombrecillo, mientras se mueve con soltura por la enorme terminal, esquivando turistas y carritos de maletas. te lleva a una puerta de servicio, que abre con un código numérico. Accedéis a un pasillo de mantenimiento, y desde el, salís a pista. Junto a la puerta hay un coche aparcado, y te hace un gesto para que entres.
-Eh, oiga, mire,... he quedado con mi padre,... no sé si estará en la terminal esperándome....
-Lo se señor, su padre le está esperando en la terminal a dónde vamos.
-Ah, vale, está bien.

El hombrecillo conduce hasta un túnel subterráneo, que pasa bajo las pistas de aterrizaje. Conduce varios minutos, en silencio hasta salir del túnel, al otro lado del aeropuerto, en una zona restringida para uso aeroespacial o militar. Ves varios orbitales junto a los hangares. Varios llevan el logotipo de la NASA o de las USSAF, las fuerzas aeroespaciales. Ves también uno de Lufthansa, con bastante actividad alrededor, al cual os dirigís directamente.
Reconoces con facilidad a los candidatos. La mayoría van vestidos con uniformes de las USSAF o de la NASA, y están rodeados de sus seres queridos, dándoles los últimos abrazos. Ves niños con dibujos y pancartas, banderas americanas, y familiares haciendo algunas fotos. Buscas a tu padre, pero no lo ves entre la multitud.
El coche se detiene. Coges tu mochila y bajas. -Que tenga buen viaje señor!- te dice el hombrecillo desde la ventana del coche. Vas a preguntarle, pero ya está arrancando y acelerando de nuevo hacia el paso subterráneo.
Miras de nuevo hacia la multitud. Los uniformados están empezando a subir ya al orbital. Las bodegas se están cerrando, y el camión del combustible está recogiendo la manguera.
-Malcolm?- Te giras y ves a un hombre corpulento, de mediana edad, con el uniforme de paseo del ejército y el inequívoco corte de pelo de los marines. -Soy el Sargento Primero Riley Berg.
-Aha, Y?
-Me envía su padre. Lamentablemente le ha surgido un imprevisto y no ha podido venir como me dijo que le había prometido. Me dijo que tal vez usted quisiera verle, y que tal vez no le gustaría este imprevisto.
-Sargento, quiero ver a mi padre. ¿Cual ha sido ese imprevisto?
-Le aseguro que se encuentra bien, le manda recuerdos y confía en poder hablar con Vd, en cuanto le sea posible.
-¿Donde esta mi padre? -Le dices elevando el tono, y perdiendo por momentos la paciencia. La visita de ayer sigue en tu mente, y las posibilidades se empiezan a formar como oscuros nubarrones en tu mente. Algunas personas cercanas, se os quedan mirando con extrañeza.
El sargento da un paso, y mirándote fijamente, y con su rostro muy cercano al tuyo te habla con suavidad.
-Mal, no compliques esto mas de lo que ya lo es. Debes confiar en mi. Tu padre esta bien, pero su seguridad se vería comprometida si viniese a verte como hubiese querido. Debes subir a ese avión, y dejar esto en nuestras manos. Lo arreglaremos. -Desvías la mirada, mientras intentas asimilar lo que te están diciendo, mientras evalúas si es amigo o enemigo, y que opciones tienes. Miras al grupo de familiares, cada vez menor, intentando encontrarle oculto entre la gente, o tal vez en los edificios cercanos, en alguna ventana.
-Malcolm, sé lo que estas pensando. Tu padre me advirtió sobre esto. -El sargento se mueve, bloqueando tu línea de visión, y obligándote a mirarle de nuevo a los ojos-. Mírame bien y escúchame. Crees que tienes opciones, pero no las tienes. Solo tienes una opción, subir a ese avión conmigo. Tu padre esta a salvo, con mis compañeros. Ahora, vámonos, hay gente mirando.
El sargento se separa un paso de ti, y hace un gesto indicándote las escaleras del avión. Los últimos familiares están ya tras una valla de seguridad, y un par de mujeres con uniforme de piloto están despidiéndose del gentío saludando con el brazo, en la puerta del orbital, en  lo alto de la escalera.
Vuelves a evaluarlo. Parece tranquilo, pero notas que no pestañea. Sus piernas están algo separadas, sus rodillas imperceptiblemente flexionadas, apenas desdibujando la perfecta ralla de su pantalón planchado. Sus manos, con gesto amable, una hacia ti y otra hacia el avión, están a una distancia perfecta para reaccionar a cualquier movimiento tuyo. El sargento está listo para hacer lo que sea necesario, y aun así, solo parece estar invitándote a acompañarte. Os estáis quedando solos en la pista.


 

Lilly Christie

  • Si no juega empiezan los temblores...
  • ***
  • Mensajes: 588
  • Thanked: 6 times
Re:Prologo, 20 enero 2070
« Respuesta #29 en: Septiembre 08, 2015, 05:00:16 am »
Anna

Pasó su mirada del libro hacia el hombre, sus ojos (uno azul y uno castaño) parecían estudiarlo con el mismo interés que había mostrado por la portada. -Entiendo.- Dijo, apenas parpadeando. Las palabras de Misha no parecía con intención de coqueteo, pero si que resultaba una manera de impresionar y picar la curiosidad. Decidió que podía devolverle la sonrisa. -No es primera vez que lo lees, supongo. Se te debe dar bien el idioma.-

Se quitó los guantes, girándose un poco más a su compañero ruso, y le respondió el saludo. -Anna.- Respondió, estrechando con suavidad. Cinco, cuatro, tres, dos, uno. Cinco segundos exactos y luego lo soltó. -Te lo pediría, pero no creo que llegaría a pasar de la primera página.- Dijo, manteniendo la sonrisa. -Tengo tres meses para perfeccionar el alemán.-
Madurar no es tomar decisiones importantes;
es entender y aceptar las consecuencias de las mismas.
 

JettRrow

  • Si no juega empiezan los temblores...
  • ***
  • Mensajes: 1097
  • Thanked: 8 times
  • Más rayos en la manos y menos truenos en la boca.
Re:Prologo, 20 enero 2070
« Respuesta #30 en: Septiembre 08, 2015, 07:52:24 pm »
Mal

 

Arqueando una ceja, volvió a escudriñar al Sargento Primero Berg, en realidad, no necesitaba convencerle de subir a aquél avión, de hecho, estaba allí por aquella razón... <"Existen tres maneras de hacer las cosas: bien, mal y a la manera del ejército"> sonrió recordando aquella frase, aunque sin poder determinar exactamente en qué película la había oído, en realidad, era una frase que se comentaba mucho en las camaretas... Cuando sirvió, la había escuchado muchas veces y, por lo visto, era una frase que no caducaba y tenían los visos para volverse intemporal.

Aquello ya comenzaba a preocuparle. Analizó los sucesos de los últimos días... ¿Estaría relacionado el interés de su padre por participar en este proyecto, con la presencia del Sargento Primero Berg y la visita de los agentes de la CIA en su casa? No quería ponerse paranoico e intentó desviar sus pensamientos <… a la manera del ejército...> ya tendría tiempo para eso. Aunque las palabras del Sargento Primero no le daban toda la tranquilidad que le quería transmitir, finalmente asintió.

De momento, todo parecía ir por el rumbo marcado.

Por supuesto, le hubiera gustado despedirse de su padre, escuchar algún último consejo, darle un abrazo... Nunca le reprochó faltar a sus partidos, graduación y las típicas chorradas por la que los niños se enfadan con sus padres y se crean traumas con ellos hasta que cumplen los 40 y entonces, cuando ya es tarde, intentan reconciliarse y todas esas cosas. ¿Cómo iba a enfadarse con el hombre que le hizo montar en su primer mecha? No... Mal entendía sus obligaciones y lo aceptaba. Miró de nuevo hacia los ventanales de la terminal y aunque sabía que seguramente aquél gesto sería inútil, se cuadró y saludó. 

Girándose de nuevo hacia las escaleras del avión, dio una pequeña palmadita en el hombro del oficial Berg y subió las escaleras.
Friends will be friends
Right till the end
 

Salyus

  • Enganchao, ya no podrá dejarlo...
  • **
  • Mensajes: 109
  • Thanked: 2 times
  • Guerra se le llama cuando ganan los fuertes.
Re:Prologo, 20 enero 2070
« Respuesta #31 en: Septiembre 09, 2015, 12:46:21 am »
Steve Rogers


: El Capitan Rogers de paseo por Berlín • mostrar

DJ Le haces el gesto, y se queda un poco sorprendido, mira hacia un lado de la calle
PJ: Espero pacientemente. Se que no se va a resistir a la tentacion.
DJ Siguen pasando vehículos, el tumulto fuera crece. Vuelve a mirar hacia un lateral, y asiente con la cabeza. Se aparta, cuadrandose y haciendo el saludo nazi y ves a otra figura que se acerca y entra. La tatuadora deja la aguja y se va. El oficial de las SS entra lentamente, y se sienta a tu lado. Oyes como cruje el cuero de su pesada gabardina
PJ: *Esta claro que es cierto el mito de que el rango es directamente proporcional al aspecto de sociópata que tiene esta gente." Le hago un saludo militar.
-Que puedo hacer por usted agente.

DJ Casi te parece notar como baja la temperatura del local. Herr Rogerr, espero que este disfrutando de la amabilidad del pueblo alemán
PJ-Gracias por su interés...tienen una preciosa ciudad.
DJ: Cierrtamente, aunque rrequirre una limpieza constante
PJ: Los alemanes tienen fama de ser muy pulcros. De eso no cabe la menor duda.
DJ: Ahorra estamos de limpieza. Quierre verrlo?
PJ: Me gustaría poder terminar con el tatuaje. Estos dibujos quedan fatal si se resuelven a medias.
 Oh, el tatuaje, clarro. Pero la señorrita se ha marrchado -se levanta- un transporte blindado para junto al local
Ves oficiales de la Cripo pasando. Varios se han detenido en la puerta, esperando al que posiblemente sea su superior. El oficial se dirige hacia afuera
-tal vez esto le interrese

PJ: *Miro sus insignias, quiero saber su rango o posición*Es sturmbannfurher, comandante de las SS
DJ: Se dirige al transporte. Te hace un gesto para que le acompañes. Es un vehículo blindado, como un furgón, de las waffen SS. Fuera la calle está totalmente despejada. No queda nadie sin uniforme
PJ: De acuerdo comandante, le acompañaré si me lo pide. Si me disculpa un momento. Me levanto y con calma recojo mi chaqueta marrón. Saco unas monedas que dejo como pago encima del mostrador.
PJ: Obvio la memoria digital que le di a la tatuadora y que seguirá anclada en el ordenador y me giro. Camino con calma y sin mostra miedo. Y me fijo en todos los detalles posibles. De camino al furgón me paro un momento delante del comandante. Lo miro a los ojos, sin que pueda ver el temor en mi mirada, y sin gesticular en absoluto, accedo a su petición.
DJ: Os acercais a la parte trasera del furgón, que tiene las puertas abiertas. Dentro hay 4 oficiales de policía, y una mujer, con las manos esposadas. La sacan del furgón y la ponen en el asfalto, de rodillas. La mujer aprieta con fuerza la mandíbula e intenta no mostrar miedo
-una enemiga del pueblo, capitán
PJ:  Clavo cabreado la mirada sobre el comandante de las SS. Mi puño está cerrado, aguantando la adrenalina. Espero unos segundos más. En caso de que el comandante haga el gesto de sacar el arma me interpondré entre el y ella, o al menos lo intentaré.- Mientras tanto espero, es importante saber que quiere conseguir de todo esto.
DJ: Le pasan una cartera. La abre y saca una identificación, tira lo demás con desden
-Caroline Waterrs, Massachussets. Dice trabajar como socióloga, perro rrealmente es una espía. Raul Bowden: -Que hacen en Amérrica con los espías, Capitán?
PJ -Dejan de espiarnos cuando pueden respirar libres, Comandante. Pero en todo caso un proceso judicial con garantias constitucionales es lo apropiado.
DJ –Ummm- Hace un gesto a uno de los oficiales, que le pasa la mochila de la mujer
PJ: Mientras están pasandose la mochila, miro a la mujer, buscando alguna pista. En su gesto, en su mirada, en sus labios susurrando....
DJ: Cuando la miras te hace un gesto, muy leve, casi imperceptible para aquellos sin instrucción militar. Te dice con ese gesto que no. Entiendes que quiere decir no te metas. Empiezan a vaciar la mochila, hasta sacar un pequeño aparato electrónico. Te lanza el aparato. Lo coges.
PJ; Lo examino vuelta y vuelta.
DJ: No tienes muy claro lo que es. Pero tiene una inscripción. Kraftwerke, made in Germany. Sabes que kraftwerke es uno de los principales proveedores industriales del ejército alemán
PD- Un cacharro muy bonito. Sobriedad alemana de primera linea.
DJ:  Es un condensador de flujo, de una batería antimateria. Todavía no está totalmente acabado
-¿Le parece una prueba suficiente, capitán?
Te das cuenta de que mientras examinabas el condensador, él ya ha sacado su pistola
PJ:  ¿Prueba suficiente para qué? Pudo haberlo robado para venderlo. O algún radical ponerlo ahí para inculparla y hacerle trabajar en vano, mi buen comandante. En todo caso parece un cacharro caro (digo mientras lo lanzo al aire y lo vuelvo a recoger un par de veces mientras camino hasta situarme entre los dos.).
DJ: Dos soldados se interponen cuando empiezas a andar y te impiden el paso. El sturmbannfurher extiende su mano enguantada hacia ti para que le des el aparato
PJ: Comandante, no voy a permitir una ejecución sumaria en medio de la calle. Así que por favor le pido que guarde su arma. Ninguno de los dos quiere provocar un conflicto internacional que implique a dos oficiales en medio del casco urbano de Berlín. Hago el gesto de devolverle el aparato, pero no termino de hacerlo, a la espera de su reacción.
DJ:  El oficial guarda su arma, hace un gesto y empiezan a recogerlo todo. Meten a Caroline de nuevo en el furgón. Un soldado se te acerca y coge el aparato de tu mano
PJ:  Se lo entrego sin oponer resistencia.
DJ: El comandante se te acerca -volveremos a verrnos, capitán.
PJ: No me cabe la menor duda comandante. Tenga usted un buen día. -Miro al furgón e intento memorizar el número de identificación, en caso de tenerlo.
DJ: El sigue tu mirada y sonríe -vd me cae bien. Tiene lo que hay que tener. Tenga. Te entrega una tarjeta. Hace un gesto con el brazo en alto, y todo el convoy empieza a moverse. En la tarjeta pone_ Hans Manstein sturmbannfurher SS, 1 división Liebstandarte Adolf Hitler_


Me quedo solo en la carretera, viendo como toda esa unidad de represión se lleva a mi compatriota.
Vuelvo a dentro del local, si la tatuadora tiene a bien terminar su trabajo se lo agradeceré, sino simplemente me llevaré la unidad de memoria y terminaré en otro lugar parecido.
En cuanto vuelvo a la casa que ocupo en Berlín aprovecho para mandar un informe a mis superiores proporcionando toda la información sobre el suceso, desde el nombre de Hans hasta la situación y el número de identificación del furgón.
Paso una larga noche, y el resto de los días antes del momento de presentarme en el lugar del programa lo ocupo en estudiar todo ese dichoso material, alternándolo con ejercicio y haciendo una vida normal.
Estoy preocupado por la espía, aunque confiaba en que el gobierno y el ejercito americano negociasen su liberación…no me la podía sacar de la cabeza, aunque tampoco tenía mucho margen de actuación.

Madrugué mucho el día que tenía que ir a presentarme, llegaría andando con mi petate a cuestas, mis chapas de identificación al cuello, y los papeles en una carpeta que llevaba bajo mi brazo derecho, ahora tatuado con un fondo de estrellas.
Debía honrar a mi patria y ser seleccionado para cruzar la última frontera… no me podía permitir el lujo de fallar.

"Existen tres maneras de hacer las cosas: bien, mal y a la manera del ejército"
 

Bowden

  • Moderador
  • Si no juega empiezan los temblores...
  • *****
  • Mensajes: 631
  • Thanked: 8 times
Re:Prologo, 20 enero 2070
« Respuesta #32 en: Septiembre 09, 2015, 01:09:01 am »
BSO FINAL FRONTIER - THOMAS BERGERSEN
https://www.youtube.com/watch?v=XKVD18Ho_qE



FINAL DEL PRIMER EPISODIO

Off rol:
Todos los jugadores ganáis 3 PD.
Aquellos que aún no tengan alemán e ingles deben gastar obligatoriamente en ello, para tener al menos la habilidad entrenada.
He de añadir que estoy encantado con el nivel mostrado, siendo consciente de que es el arranque y aun nos estamos acomodando al juego y al personaje. Pero sin duda esto promete! Muy contento con mis jugadores!
Os espero en el próximo episodio, en breve!





Enviado desde mi HUAWEI P7-L10 mediante Tapatalk