Por favor ingresa o regístrate. Octubre 21, 2018, 04:48:10 pm

Autor Tema: Capítulo IV: Animales de Granja  (Leído 1203 veces)

Lycaon

  • Si no juega empiezan los temblores...
  • ***
  • Mensajes: 680
  • Thanked: 6 times
Re:Capítulo IV: Animales de Granja
« Respuesta #60 en: Febrero 11, 2018, 07:46:37 pm »
Dante

Aquel hombre estaba aterrado. A saber quién había sido el que le había hecho aquello a aquel desgraciado. Lo único que quería hacer es huir. Lo cual le hacía plantearse como hacer aquello. Sus otros dos compañeros habían ido a llamar refuerzos y esperaba que la ambulancia, sin embargo, allí había más moteros que estaba seguro tendrían que ser salvados. Ya no podían dividirse más, así que tendrían que sopesar bien su acción, ya que las consecuencias podrían ser nefastas.

-Patrik, te sacaremos de aquí... dijo con voz profunda y solemne, él era un hombre de palabra ... pero necesito saber quién más de vuestra pandilla esta aquí y que os ha pasado, ¿entendido?... dijo mientras lo ayudaba a adelantarse. Necesitaba saber aquella información y luego trazaría junto con su compañera un plan de acción.

"Maldita feria..." pensaba para sus adentros a la espera de las palabras de "Pork"
 

Fian

  • Si no juega empiezan los temblores...
  • ***
  • Mensajes: 547
  • Thanked: 3 times
  • Juegos Favoritos: Fate, Hitos, Solomon Kane, Mundo de Tinieblas...etc.
Re:Capítulo IV: Animales de Granja
« Respuesta #61 en: Febrero 14, 2018, 11:05:10 am »
Gregor Reese


Gregor volvio a tensarse al escuchar a Brown decir que no veía a su compañero.


- Tiene que estar ahí, vino apoyándose en mi hasta ahí, estaba herido...


Se volvió a levantar y fue hacia la agente a mirar junto a ella.


-¡Tenemos que entrar ya, necesitan nuestr ayuda!
 

Kiaru

  • Director de Juego
  • Si no juega empiezan los temblores...
  • *****
  • Mensajes: 883
  • Thanked: 5 times
Re:Capítulo IV: Animales de Granja
« Respuesta #62 en: Febrero 20, 2018, 03:20:41 pm »
Fiorella Burone

Había desesperación en las palabras de aquel muchacho, en sus gestos, en su mirada. Sintió el agarre en sus piernas y comprendió que no era un ataque hacia su persona, sino una suplica de ayuda que le brotaba del alma. Contuvo el disparo y escuchó la voz de Dante solicitando mas información, lo cual era absolutamente necesaria ante las circunstancias. Fiorello no dijo nada, solo se soltó del agarre y confirmó las palabras de su compañero al murmurarle al chico: - Responde y te ayudaremos.

---